Miércoles, Septiembre 20, 2017 - 02:20

Mujeres cimientan su futuro en el ahorro

Taviche engorda el ‘cochinito’

HUGUET CUEVAS//FOTOS: ALEJANDRO AQUINO

Numeralia

Taviche ocupado


663 pesos, ingreso promedio mensual


24 desocupados


22 desempleados hombre


2 desocupados son mujeres


564 fuerza laboral femenina


200 mujeres integradas en la caja de ahorros


Fuente: Inegi

SAN JERÓNIMO TAVICHE, Oax.- Cuando Jenny se dio cuenta que estaba en peligro el alimento para sus hijos, comenzó a preocuparse. Estaba endeudada y admite que no le alcanzaba ni para comer porque el poco sueldo que recibía su esposo se esfumaba en el pago de intereses a cajas de ahorro y agiotistas. El grueso de la población había adquirido deudas con 15 financieras que lograron establecerse aquí.

“Yo era una de esas personas, ya no sabía cómo hacerle, no acostumbraba ahorrar pero ni diez pesitos”, comenta Jenny Elizabeth Fernández Santiago.

Hace dos años, el futuro de su familia comenzó a oscurecerse. La joven mujer debía pagar mil 200 pesos de intereses por semana, pero su esposo solo ganaba mil pesos en el mismo periodo. Jenny vendía comida, trabajaba como costurera y también atendía una tiendita, pero ni así, “no la veía llegar”, asegura.

Sin embargo, comenta que esta situación no solo le ocurría a ella, sino a muchas familias de esta comunidad de los Valles Centrales.

Expuso que debido al establecimiento de estas instituciones financieras que facilitaban créditos a los habitantes, la mayoría cayó en una deuda sin fin pues cada vez era más difícil pagar. Para hacerlo, debía sobre endeudarse con agiotistas, quienes les sacaban hasta lo que no tenían, hasta que, organizadas, decidieron cambiar el rumbo de su futuro. Dos años después, el panorama es otro. 

MUJERES ORGANIZADAS

En la cocina de Doña Angélica Margarita Rodríguez todo está dispuesto para una reunión que pareciera ser de té. Puntuales, una decena de humildes mujeres van llegando, recién bañaditas, arregladas y perfumadas. Muchas llevan a sus hijos pequeños y entran a la estancia donde la mesa de ha dispuesto para ellas. Toman sus lugares y se sientan, ceremoniosamente, sin hacer mucho ruido.

Desde uno de los extremos, donde se ha sentado la mujer que pareciera ser la líder, se realiza el pase de lista. Un par de mujeres preparan libreta y lápices, otra coloca una caja de metal sobre la mesa y otras más comienzan a anotar. En el cuarto están colocadas un par de lonas donde se registran ingresos y egresos.

Esta es la reunión semanal del grupo “Alhelí”, mujeres ahorradoras de San Jerónimo Taviche que ante la situación económica que prevalece en la comunidad, desde hace dos años decidieron organizarse y comenzar a apartar dinero para afrontar diversas eventualidades.

Su objetivo más cercano es ahorrar para la fiesta del pueblo que se llevará a cabo en Semana Santa. Las mujeres guardan cinco pesos por semana como mínimo, aunque algunas dejan 50 o incluso cien pesos. Asimismo, acordaron la asistencia obligatoria a las reuniones y sanciones en caso de no acudir. 

AUTONOMÍA EN LA ORGANIZACIÓN

Los grupos de ahorro se rigen a través de un comité nombrado por los miembros de la agrupación, tras haber recibido la asesoría y capacitación. Están conformados por una presidenta quien es la encargada de llevar a cabo la reunión, una secretaria que lleva los registros y controles del ahorro, la tesorera quien es responsable de resguardar la cajita y velar porque se mantenga a salvo, dos tenedoras de llave, --éstas no deben ser familia ni vivir en la misma casa--, y dos contadoras de dinero, quienes se encargan de recibir el fondo de emergencia, ahorro, entregar préstamos y recibir pagos de préstamos. Ni la promotora o los técnicos deben tocar la caja con dinero. Cada una asume su rol.

Posteriormente, arman su reglamento para evitar favoritismos y contribuir a la armonía del grupo. Definen así la periodicidad de sus reuniones, el dinero que prestarán, si hay multas o no en caso de violar sus normas, se estipula el tiempo de ahorro y sus objetivos, además de establecer intereses, que deben ser simbólicos pues la idea es evitar que caigan con prestamistas.

Del deber de pagar al gusto de ahorrar 

Por su parte, la técnica facilitadora de los grupos de auto-ahorro y préstamo dentro de la metodología de Agricultura para Necesidades Básicas (A4N), Juana Leonor Zárate Quero, señala que la metodología está basada en principios de solidaridad y de ayuda mutua, de género y de réplica de los conocimientos. Explicó que está integrado por cinco promotoras.

“Se trata de reproducir lo que aprenden a través de las capacitaciones con el objetivo de que más gente se integre a sus grupos de ahorro”, abunda.

La representante de Centéotl A.C., --institución que colabora con los organismos Howard G. Buffett y Catholic Relief Services (CRS para llevar a cabo el proyecto--, expuso que las comunidades deben desarrollar por sí mismas capacidades y habilidades para evitar llevarles el pescado, sino enseñarles pescar. En la comunidad muchos deben emigrar a para poder obtener ingresos para la familia, pero son las mujeres quienes se quedan solas a enfrenar la crisis en Taviche, menciona.

Explica que en San Jerónimo Taviche están integradas 200 personas dentro del grupo de ahorro. El grupo Alhelí tiene 23 miembros. Aquí son ocho grupos de unas 20 personas, se reúnen, mínimo de siete hasta 20 personas.

“Aquí la gente ya había perdido la confianza, entre ellas no se confiaban nada, no creían en ellas… el dinero recibido por remesas o jornal del esposo era destinado para pagar. Había desnutrición”, aseveró.

Cuando las mujeres conocieron la dinámica de los grupos de ahorro, decidieron cambiar créditos de un alto porcentaje de interés por préstamos de un porcentaje solidario y comienzan a creer en ellas y ahorrar, pues antes pensaban que nunca podían hacerlo porque eran de escasos recursos, afirma.

Un Fondo de emergencia de “peso” 

“Un peso para el fondo de emergencia”, repite cada mujer al donar la moneda que servirá para acontecimientos no previstos.

Independientemente del ahorro, las mujeres del grupo acordaron proporcionar un peso cada vez que se reúnan, con el objetivo de ayudar a sus compañeras cuando ellas o sus familias estén pasando por momentos difíciles. En estos últimos dos años, el dinero ha sido utilizado para ayudarlas con sus medicinas o en sepelios. En caso de que no se ocupe, este monto se reparte entre las ahorradoras. 

--RECUADRO:

San Jerónimo en honor al santo patrono de la entidad; mientras que Taviche significa en zapoteco: "Cerro de tunas". Se compone de Tani: "cerro" y viche: "tuna".

-- Se localiza en la región de los valles Centrales, limita al norte con los municipios de San Miguel Tilquiapam y Santa Catarina Minas, al sur con Coatecas Altas, al oriente con San Pedro Taviche y Yaxe, al poniente con San José del Progreso y Santa Lucía Ocotlán.

Su distancia aproximada a la capital del Estado es de 56 kilómetros.

“Aquí la gente ya había perdido la confianza…el dinero recibido por remesas o jornal del esposo era destinado para pagar. Había desnutrición”:

Juana Leonor Zárate Quero, técnica facilitadora de los grupos de auto-ahorro y préstamo

Relacionado

Econoax

Econoax

¿Cuál crisis? crece 23.5% utilidad de bancos La utilidad de los 46