Viernes, Julio 21, 2017 - 13:37

QUIERE APODERARSE DE DOS INTERNADOS

Piden meter en cintura a un sacerdote revoltoso

ITZEL GRAJALES

Que el arzobispo Fabio Martínez Castilla “meta en cintura” al sacerdote Adelfo Rodas Estrada, acusado de incitar a la violencia a pobladores del municipio de Bochil, para apoderarse de dos inmuebles, pidieron integrantes de la Asociación Civil “Instituto para la Ayuda de Pobres y Necesitados de los Altos de Chiapas”.

Ayer en una entrevista, el presidente de esta asociación, Ramón Alejandro Álvarez Cuesta, señaló que las propiedades en disputa son internados que administraba el presbítero estadounidense, James Andrew Lockett; sin embargo, tras la muerte de éste, Adelfo Rodas los reclamó supuestamente para entregarlos a la Arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez.

Explicó que Adelfo Rodas presentó un testamento falso donde se asegura que Lockett le heredó los edificios para que los confiriera a la Iglesia, en complicidad con el sacerdote de Bochil, José Natividad Limón, y Elvira Gómez Domínguez -a quien le habrían encomendado la entrega física de los inmuebles a la asociación-.

“Como sacerdote, James Andrew, a quien le llamábamos ‘padre Diego Andrés’, no podía tener propiedades ni heredar, porque las leyes no se lo permiten; además, dejó una carta donde afirma que los bienes son de la asociación. A eso sumamos que nosotros tenemos las escrituras”, sostuvo.

Álvarez Cuesta subrayó que los sacerdotes y la señora Elvira Gómez se niegan a desalojar los internados de los que se posesionaron en 2011, pese a que se emitieron dos órdenes judiciales a favor del instituto, como resultado de una demanda.

Resaltó que las dos ocasiones en que las autoridades intentaron recuperar los edificios, como lo dicta la sentencia del Juzgado Mixto de Bochil, fueron afrontados por unas 300 personas, que habrían sido incitadas por los sacerdotes.

“Engañan a la gente, les dicen que las propiedades son de la Arquidiócesis y que nosotros queremos invadirlos, pero todo es al revés; lo que se evidencia es que sus intereses son personales porque, en los documentos que presenta, Adelfo Rodas no declara que es sacerdote, sino comerciante.”

Álvarez exhortó al arzobispo Fabio Martínez a reprender “con rigor” a los sacerdotes para evitar enfrentamientos: “Sabemos que va a meter manos en el asunto, porque ha demostrado ser una persona de buena voluntad, y respetuoso de las autoridades”.

La asociación civil, expuso, utilizaba estos edificios para dar alojo, alimentación y apoyo espiritual a jóvenes indígenas de escasos recursos que estudian en la zona; labor que ha sido coartada por la intromisión de los clérigos.

 

 

 

 

Relacionado