Miércoles, Septiembre 20, 2017 - 02:19

CON ANUENCIA DE LAS AUTORIDADES

Destruyen en Juchitán casa histórica

En el inmueble se alojó el General Porfirio Díaz

ROSELIA CHACA

JUCHITÁN, OAX.- Ante la complacencia de las autoridades municipales y la falta de un reglamento de patrimonio histórico y cultural del municipio, particulares destruyeron una de las casas más antiguas e históricas que posee la ciudad, el edificio que construyó el comerciante de origen francés, Alexandre de Gyves.

La casa de teja estaba ubicada frente al parque central “Benito Juárez”, a un costado del preescolar Cosijoesa y de una farmacia, casi haciendo esquina con la Avenida Juárez, en pleno centro de la ciudad, y era uno de los pocos inmuebles de Juchitán que fueron registrados en libros y memorias por los acontecimientos que sucedieron dentro de él.

El libro “Viaje por el Istmo de Tehuantepec” de Charles Etienne Brasseur que data de 1845, menciona a Alexandre de Gyves como un comerciante de origen francés avecindado en Juchitán, pero no sólo aquí se dan los primeros registros que llevan a suponer que la casa ya existía desde el siglo XIX.

Otro que da más detalle de la casa fue Porfirio Díaz, que en sus memorias describe que se alojó en ella para poder negociar con los juchitecos las Leyes de Reforma. En esta misma casa murió Pancho León, el político que ordenó la construcción del Palacio Municipal en 1882.

El historiador juchiteco, Víctor Cata, resalta que la casa es sumamente importante para entender parte de la historia de Juchitán, y lamentó que las autoridades nunca se haya preocupado por documentarla, ni ése ni otro edifico histórico, pues lo último que les ha importado es la cultura del pueblo que gobiernan.

El conocedor de la historia de Juchitán detalló que a consecuencia de haberse publicado en el Departamento de Tehuantepec las Leyes de Reforma de 12 y 13 de junio de 1859, y las del 27 del mismo mes, que establecían el matrimonio y el registro civil, expedidas por el gobierno federal residente en Veracruz, el pueblo de Juchitán las consideró como un ataque a la religión y se pronunció contra el gobierno de Oaxaca.

“Al tener noticia de su pronunciamiento, me dirigí a dicho pueblo, acompañado del cura liberal Fray Mauricio López, de un ayudante y de un ordenanza. Al llegar, dejé a mis compañeros en los suburbios y entré solo, con el propósito, para en cierto modo garantizarme de introducirme de improviso en la casa de don Alejandro de Gyves, antiguo vecino y rico comerciante francés, que estaba muy apreciado y bien relacionado en el lugar...'”, cita el historiador Charles Brasseur, Viaje por el Istmo de Tehuantepec, que a la vez es citado por Javier Meneses de Gyves en su obra Ayer en Juchitán.

El derribo de la mitad de la casa, porque desde hace más de 10 años está en un pleito legal entre supuestos herederos, se dio con los permisos de la autoridad municipal, que lo que menos hace es resguardar el patrimonio histórico de la ciudad.

Relacionado