Domingo, Junio 24, 2018 - 15:17

Jesús Martínez, por amor a la tinta

El llamado a la tinta para Jesús Martínez Cruz (1978, Huajuapan de León) se dio tras su primer acercamiento en una imprenta, ocupación que selló de una vez por todas su vínculo con las artes gráficas. En ese entonces, no tenía a su alrededor tanta información sobre arte y cultura, así que decidió abrirse camino al trasladarse a la ciudad de Oaxaca. Hoy en día expone una muestra de su trabajo en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) en el que exhibe una de sus pasiones más grandes, el grabado. Ademas, dirige el Taller de Afelpado del Centro de las Artes de San Agustín (CASA) desde el 2012.

A los 15 años comenzó a trabajar en una imprenta, en la que aún se utilizaban técnicas tipográficas, donde aprendió todo sobre la impresión. Más tarde ingresó a la Universidad de la Mixteca, a en esa escuela no encontró algo que representara lo que él quería hacer.

"Vine a Oaxaca buscando un poco de diseño, me encontré con la escuela de Bellas Artes, ingresé a la instructoría, ahí conocí al maestro Takeda; para mí fue un parteaguas en muchas generaciones que se dedican a hacer gráfica. Fue un acercamiento importante, con una persona que tuviera el interés de que yo viera más allá de las propias clases" comparte en entrevista.

Otra escuela para Jesús Martínez fue el IAGO, donde trabajó en la biblioteca, en la sección de arquitectura, ahí encontró todo el sustento teórico que necesitaba y lo integró a su vida como un conocimiento que equilibró su gusto por el grabado, de esa forma se permitió no saturarse.

"Ahí comenzaron mis hallazgos, todo un universo que descubrir. Recuerdo que en esa etapa fue cuando me desilusioné de la escuela y mi refugio fue la biblioteca. Luego a mediados del 2006, participé con la Asamblea de Artistas Revolucionarios de Oaxaca (Asaro), colectivo de gráfica, que tenía una postura político-social de lo que estaba pasando en ese tiempo. Nos aliamos para hacer una repuesta gráfica y fue una experiencia buena."

Recuerda que el movimiento de gráfica fue una reacción a ciertos temas. Hay que recordar que en muchos conflictos sociales se han generado imágenes dentro de la vida de México, como una manera de expresarse. En varios movimientos de hace más de cuatro décadas las imágenes servían para alfabetizar e ilustrar lo que estaba pasando, en esos años.

"Nuestra opinión tenía que ver con el hecho de que la gente nos viera y eso funcionó como grupo. Comenzó a haber más ojos obre lo que hacíamos, de cómo comienza a gestarse un movimiento social y fuimos parte de todo esto. Luego nos comenzamos a dispersar. Claro que llegó el reconocimiento como grupo pero poco a poco nos dimos cuenta que este discurso comenzó a caducar porque no se puede sostener lo que pasaba con el movimiento que se convirtió en político y en deseos de sacar una ganancia. Esa fue la siguiente etapa."

Más tarde, cuando el movimiento se deslegitimó y cada uno de los integrantes fue tomando otros rumbos, para Jesús comenzó un proyecto que jamás imaginó y el que finalmente lo acercó a su lado más sensible, actualmente lo dirige y colabora con un equipo conformado por mujeres, lo cual también le ha dado otra óptica sensitiva, que aborda a diario al ser padre de dos niñas y con quienes comparte su proceso creativo al hacerlas parte de su trabajo al incluirlas con algunas opiniones.

El textil

Tras seguir su rumbo con su trabajo personal Jesús Martínez se enfocó en procesos más íntimos a la par que comenzó a colaborar en el taller textil, que apenas iniciaba su génesis en el IAGO y que tuvo su sede en el Pochote (antiguo Cineclub en la ciudad). Aún sin conocimiento de lo que implicaba trabajar el fieltro y con todas las posibilidades de experimentación, de la mano del maestro a Francisco Toledo inició las bases para crear el Taller de Afelpado del Casa, donde han colaborado con más de 15 artistas.

"La base de todo fue el dibujo. La pieza que hicimos para la biblioteca personal de Carlos Monsiváis... Nos ayudó mucho entender los materiales y crear una manera de hacer las cosas. No hay una fórmula, a veces hay que solucionar la pieza en el momento. También nos dimos cuenta de que podía haber un sistema si nos aventuramos a experimentar y tratar de sacar un buen resultado, que existiera la posibilidad de venta para seguir financiando el proyecto. 

Conózcalo:

Jesús Martínez, (Huajuapan, Oaxaca. 1978); Artista visual, quien se ha desarrollado entre el terreno de la gráfica y el arte textil.

Actualmente coordina el Taller de producción textil de afelpado, en el Centro de las Artes de San Agustín, Etla. Oaxaca.

Desde el año 2007 ha participado de manera colectiva e individual en exhibiciones dentro y fuera del país.

*Station Museum of Contemporary Art. Houston, Tex. (2008)

*Million fishes Art Gallery. San Francisco Ca. (2008)

*Museo de la Ciudad de México (2008)

*Biblioteca Andrés Henestrosa. Oaxaca, (2009)

Relacionado