Sábado, Junio 24, 2017 - 07:18

“Aquí no nos quieren”, aceptan

Triquis errantes

OCTAVIO VÉLEZ ASCENCIO/Fotos: EMILIO MORALES PACHECO, Enviados

Cañada del curtidor, Tlaxiaco, Oax.- Como en los tiempos bíblicos, 15 familias indígenas triquis, que salieron en éxodo de Valle del Río San Pedro, Putla de Guerrero, a causa de la histórica violencia en la zona, todavía andan en busca de la tierra prometida porque su presencia ha sido rechazada en esta comunidad, donde fueron reubicadas por el Estado mexicano, en atención a las medidas cautelares dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Un bloqueo en el camino, para impedir el paso de alimentos, camas, mesas, sillas y enseres domésticos, evidencia la oposición total de esta comunidad a tenerlas como avecindadas. Para evitar alguna eventual riña, agentes de la Policía Estatal (PE), se encuentran en los alrededores.

“Pues aunque se siento uno mal y duele, hay que aceptar las cosas, no nos quieren aquí”, afirmó Eva Gómez Santos, representante de los beneficiarios de las medidas cautelares.

Las 15 familias, integradas por 77 hombres y mujeres, adultos y niños, dejaron su comunidad el 3 de agosto del 2012 para dirigirse a la Heroica Ciudad de Tlaxiaco, ante las constantes agresiones con armas de fuego de sujetos desconocidos.

En una de estas, el 8 de mayo de ese año, cuatro hombres provistos de rifles de asalto Ak-47 o Cuerno de Chivo, ingresaron a la comunidad en un vehículo y asesinaron en sus domicilios a tres indígenas triquis, Jaime Ramírez Martínez, Joaquín González y Eulogio López Aguilar.

Aunque el éxodo inició años antes, cuando salieron en el 2008 de San Miguel Copala, Guadalupe Tilapa, Llano de Nopal, Llano Aguacate, Ñutasani y La Ladera, a causa de la violencia generada por organizaciones y partidos políticos, intolerancia religiosa y por grupos armados, para fundar Valle del Río San Pedro.

La mujer, dijo que las 15 familias indígenas triquis llegaron el pasado día 8 a su nuevo asentamiento, ubicado en el paraje El Yugite, procedentes de la Heroica Ciudad de Tlaxiaco, donde se encontraban albergados temporalmente en la bodega de un hotel, para establecer su nuevo lugar de residencia.

“Aquí estamos mejor, juntos como antes; en el hotel estaban los niños encerrados y no tenían la libertad de jugar y correr”, señaló.

Explicó que el predio, donde existe una casa de madera y una cocina, fue adquirido por el gobierno estatal para su reubicación, como parte de los compromisos adquiridos por el Estado mexicano con la CIDH, en una reunión de trabajo celebrada en octubre del año pasado en la ciudad de Washington.

Precisó que la superficie fue escogida por ellos mismos por su cercanía con la Heroica Ciudad de Tlaxiaco y la posibilidad de acceder a escuelas y clínicas.

“Este el lugar que más cerca queda; así los niños pueden regresar a clases e ir al doctor por si se enferman”, indicó.

No obstante, admitió que la comunidad de Cañada del Curtidor se opone a la reubicación de los indígenas triquis porque supuestamente originarán problemas de seguridad.

“Eso es lo que dicen ellos, que son una comunidad tranquila y que solamente originaremos problemas”, apuntó.

Subrayó que los pobladores de Cañada del Curtidor desde el mismo día de su llegada, instalaron un bloqueo en el camino para impedir el paso de alimentos y vehículos con su mudanza.

“No nos permiten pasar comida ni acarrear nuestras cosas; venían tres camionetas con las camas, las mesas, las sillas y los trastes, pero no las dejaron pasar. Solamente he podido pasar una paca de cobijas y un poco de ropa”, asentó.

Requirió la intervención del Estado mexicano porque los pobladores de la Cañada del Curtidor se niegan a dialogar y a toda posibilidad de aceptar a los indígenas triquis en sus tierras.

“No quieren el diálogo, quieren que nos salgamos; les hemos pedido tiempo para que nos conozcan y vean que gente somos, pero no quieren. Nosotros estamos dispuestos a ayudar, a hacer tequio”, añadió.

Gómez Santos dijo que si no existe alguna posibilidad de quedarse, las 15 familias están dispuestas nuevamente a buscar un nuevo lugar para su reubicación y evitar hechos de violencia con la comunidad de la Cañada del Curtidor.

“Si no se puede, pues nos vamos porque no queremos poner en riesgo a los niños, pero estamos decididos a quedarnos en Tlaxiaco, si no es aquí será en otro pedazo. Ya es justo que podamos tener otra vida”, indicó.

Temor a la violencia triqui

CAÑADA DEL CURTIDOR, Tlaxiaco, Oax.- El agente municipal de Cañada del Curtidor, José Luis Santiago Pérez afirmó que la comunidad decidió no permitir el ingreso de los indígenas triquis por el riesgo de sucesos de violencia.

“Vienen huyendo de los riesgos de la zona triqui y no queremos que los traigan aquí”, señaló.

Expuso que la comunidad se opone fundamentalmente porque la violencia puede alcanzar a la Cañada del Curtidor e involucrar a sus habitantes.

“Ese es el temor”, insistió.

Además, subrayó que otros indígenas triquis, originarios de San Juan Copala, serán reubicados por la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), en un predio cercano a El Yugite.

“Van a estar a no más de 200 metros y como vienen de la misma zona, a lo mejor tienen un enfrentamiento. Vienen de donde hay violencia”, agregó.

Una habitante de la comunidad, Petra Castillo Oceguera, habitante de la Cañada del Curtidor, reforzó la posición de la autoridad municipal.

“Sabemos por comentarios y por información publicada, que han estado involucrados en hechos de violencia; no nos consta, pero nos preocupa que eso pueda pasar aquí”, asentó.

Aparte de ello, destacó que los indígenas triquis no tomaron en cuenta a la autoridad municipal ni a la comunidad para establecerse en la Cañada del Curtidor.

“No nos tomaron en cuenta para nada; cuando nos dimos cuenta, ya estaban aquí”, aseguró.

Ante esto, pidió al Estado mexicano la reubicación de los indígenas triquis en otro lugar porque no habrá autorización para su estadía.

“Eso es lo que pedimos, que sean reubicadas en otro lugar, porque aquí no estamos de acuerdo”, señaló.

Discriminación del alcalde priísta

HEROICA CIUDAD de Tlaxiaco, Oax.- Maurilio Santiago Reyes, presidente del Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas (Cedhapi), peticionario de las medidas cautelares ante la CIDH, dijo que la determinación de la Cañada del Curtidor, impulsada por el presidente municipal de Tlaxiaco, el priísta Germán Simancas Bautista, constituye un acto discriminatorio en contra de los indígenas triquis.

“(A las familias), las han etiquetado como violentas y conflictivas, cuando por décadas han sido víctimas de discriminación y violencia, principalmente las mujeres”, asentó.

Y adelantó que ese organismo presentará el caso ante las relatorías

Especial sobre Formas Contemporáneas de Racismo Racial, Xenofobia y Formas Conexas y de los Derechos de las Mujeres de la Organización de las Naciones Unidas, así como en el Secretariado General sobre los Derechos Humanos de las Personas Internamente Desplazadas.

ÉXODO TRIQUI

2008

15 familias de San Miguel Copala, Guadalupe Tilapa, Llano de Nopal, Llano Aguacate, Ñutasani y La Ladera, salieron de su comunidad, por situaciones de intolerancia religiosa, de violencia por división de partidos políticos y por presión de grupos armados.

2012

8 de mayo

4 sujetos irrumpen violentamente la comunidad indígena, para dar muerte a Jaime Ramírez Martínez, Joaquín González y Eulogio López Aguilar.

29 de mayo

CIDH otorga medidas cautelares a los integrantes de la comunidad de Valle del Río San Pedro, San Juan Copala. Putla de Guerrero, en el expediente MC-60-12.

3 de agosto

15 familias beneficiarias de las medidas cautelares salen en éxodo y dejan sus casas y tierras, por el temor de ser asesinadas.

31 de octubre

El Estado Mexicano se compromete a comprar y a entregar un terreno en la Cañada del Curtidor

3 de noviembre del 2012

Ratifican acuerdo gobierno estatal y la CIDH en la ciudad de Washington

Fuente: Cedhapi

“No quieren el diálogo, quieren que nos salgamos; les hemos pedido tiempo para que nos conozcan y vean que gente somos, pero no quieren. Nosotros estamos dispuestos a ayudar, a hacer tequio”, añadió.

“Vienen huyendo de los riesgos de la zona triqui y no queremos que los traigan aquí”:

José Luis Santiago Pérez, agente municipal de Cañada del Curtidor

Relacionado