Martes, Marzo 28, 2017 - 04:04

Infantes indígenas deambulan en ciudades

Niñ@s, huérfan@s de la guerra triqui

IGAVEC

HUAJUAPAN DE LEÓN, Oax.- “Niños desplazados de la zona triqui han sido olvidados por los gobiernos federal y estatal, pues no han garantizado las condiciones adecuadas para que retornen a sus hogares y mucho menos a las aulas o consigan un mínimo apoyo”, manifestó Reyna Martínez Flores, vocero desplazada de San Juan Copala.

Comentó que un buen número de infantes nacidos en San Juan Copala divagan en diferentes comunidades del estado o ciudades del país, por la falta de apoyos para que puedan continuar sus estudios, pues tanto en la ciudad como en sus comunidades carecen de condiciones adecuadas para una correcta preparación académica; enfrentan por un lado la pobreza, y por el otro, la violencia.

Señaló que los niños se suman a las más de 300 familias que viven en Oaxaca y en el Distrito Federal, a quienes les han prometido brindar las condiciones para que vuelvan a sus hogares, sin embargo, no hay avance alguno; dijo que seguirán presionando para que puedan recuperar su patrimonio y retorno al hogar.

En la zona triqui fueron asesinados dos de los integrantes de una caravana con ayuda humanitaria par triquis de San Juan Copala. De acuerdo con el censo realizado por el Sistema de Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Oaxaca en Yosoyuxi, Agua Fría y Santa Cruz Tilapa hay más de 14 viudas y 33 huérfanos. Muchos de ellos fueron desplazados de Copala.

Para que los habitantes de esas comunidades puedan subsistir deben caminar más de tres horas hasta la cabecera municipal de Santiago Juxtlahuaca, donde comercian con café y plátano, con el riesgo de ser emboscados por los paramilitares.

MEDIDAS CAUTELARES

Eva Gómez Santos, represente de los 76 beneficiarios de medidas cautelares dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) exigió garantizar la seguridad de los triquis que habitan en el paraje Valle del Río.

Apuntó que las prácticas de discriminación y maltrato persisten en contra de los integrantes de las familias desplazadas, por lo cual, emitió un pronunciamiento contra lo que calificó como constante violencia y discriminación, situación que en este casos, dijo, las obligó a salir de sus comunidades; “No existe el apoyo necesario por parte de las autoridades y nuestras condiciones de vida son deplorables tanto para nosotros como para nuestros hijos”, mencionó.

Maurilio Santiago Reyes, presidente del Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas (Cedhapi), señaló que “estas mujeres han sufrido violación sistemática a sus derechos humanos viviendo como desplazadas de un lugar a otro y sufriendo inclusive atentados contra su integridad física la vida y su dignidad”, comentó.

Reiteró que Cedhapi y las mujeres beneficiarias de medidas cautelares y de la asociación civil “Nudo de mujeres” exigen el cumplimiento de dichas medidas y la creación de políticas públicas para evitar la discriminación contra la etnia triqui.

El campo de batalla

La violencia continúa tiñendo de sangre la región; zona indígena enclavada en la región de La Mixteca oaxaqueña, donde la disputa por el poder entre diversas organizaciones sigue cobrando vidas, ante la indiferencia de las autoridades y la incompetencia de los distintos niveles de gobierno para garantizar la seguridad social y contribuir en la construcción de la paz

Historia sangrienta

Los enfrentamientos entre los pobladores de diversas comunidades datan de las primeras décadas del siglo pasado, que ha empañado la cultura triqui. Se ha señalado que los triquis de Copala fueron de los primeros pueblos indígenas que se rebelaron contra el gobierno del México independiente, porque los criollos (a quienes ayudaron para que asumieran el poder) los despojaron de sus territorios y sus gobiernos

La rebelión

La primera rebelión data de 1832, aminoró cuando los líderes fueron apresados y pasados por las armas. Once años después volvieron a levantarse en armas con más éxito, al grado que la rebelión se extendió a otros pueblos de Oaxaca y Guerrero, hasta que fueron sometidos militarmente

Relacionado