Lunes, Octubre 23, 2017 - 16:04

El Pan de Muerto, una ofrenda especial

ARTESANOS DE SEIS GENERACIONES DE UNA FAMILIA, ELABORAN EL PAN TRADICIONAL PARA RENDIR CULTO A LOS FIELES DIFUNTOS

OCTAVIO VÉLEZ ASCENCIO/FOTOS: CARLOS ROMÁN VELASCO

A pesar de la crisis económica, el Pan de Muerto sigue ocupando un lugar especial en las mesas y en las ofrendas de los altares durante la celebración del "Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos".

Los mercados públicos y las populares panaderías del barrio se empiezan a llenar de esos exquisitos aromas y colores ofrecidos por el tradicional pan de yema, el barnizado en huevo con ajonjolí, el de mantequilla y el de canela en diferentes tamaños, que elaboran verdaderos artesanos.

CULTURA POPULAR

Si bien el Pan de Muerto ha tenido un ajuste en su precio, ante el incremento en el costo del huevo y la harina, el producto mantiene su demanda porque su origen está ligado a la cultura popular.

"La crisis pega un poquito, pero la venta va bien, gracias a Dios", afirmó Alan Ramos Jiménez, uno de los herederos de la panadería "Hermanas Jiménez", establecida en los mercados "20 de Noviembre" y "Margarita Maza", de esta ciudad.

Aunque observó que la elaboración del Pan de Muerto representa un trabajo laborioso para los tahoneros o panaderos.

"Tiene su trabajo; lleva varios pasos, desde hacer la masa, dejarla que repose, elaborar el pan y finalmente meterlo al horno", señaló.

BUENAS VENTAS

Pero, destacó que como recompensa a ese trabajo, la venta del producto no ha decrecido, sino se ha mantenido por ser una tradición del pueblo de Oaxaca.

"La venta es buena. Este año, ahí la llevamos", asentó.

Detalló que la venta se ha mantenido así desde hace varios días, porque el Pan de Muerto constituye una tradición.

"No ha habido años malos, afortunadamente. Le hemos echado ganas", indicó.

Precisó que la panadería "Hermanas Jiménez" destina cada año cien bultos de harina para la elaboración del Pan de Muerto.

SEIS GENERACIONES DE PANADEROS

"Hacemos cien bultos y cuando pasa de ese número, la venta es muy buena", agregó.

De cada bulto -anotó- se obtienen 800 piezas de tamaño chico y 70 de tamaño grande.

Subrayó que la panadería "Hermanas Jiménez" sigue elaborando el Pan de Muerto para mantener el negocio familiar y sobre todo, la tradición del pueblo de Oaxaca.

"Son seis generaciones de la familia dedicada a este negocio, que ha permitido mantener la tradición popular; son 70 años de la panadería", señaló.

"Tengo 30 años en el oficio; es bonito. Es lo que he hecho siempre; es una tradición que aprendí en mi pueblo, Santo Domingo Tomaltepec, que se dedica casi por completo a la panadería. Ahora lo que hago, es meter la masa al horno, después de dos horas que reposó; es cuando está en su punto y así ya sale el pan".

Artemio Pérez Montaño

panadero

"Me gustó el oficio y lo aprendí, para dedicarme a esto; así se conserva también la tradición. El oficio es un trabajo bueno, pesado, pero bueno, sí nos deja beneficio económico".

Miguel Reyes Márquez

panadero

RITUAL PREHISPÁNICO

El Pan de Muerto tiene su origen en la época de la Conquista, inspirado por rituales prehispánicos. Las poblaciones mexicanas especialmente del centro y sur del país han tenido un gusto particular por este pan dedicado a los difuntos que regresan a reencontrarse con sus familias el 31 de octubre, el 1 y 2 de noviembre, de acuerdo con la tradición de "Día de Muertos", heredada de generación a generación.

El gusto por la elaboración de un pan especial para el caso, se remonta a la época de los sacrificios humanos y a la llegada de los españoles en 1519. Cuentan que era un ritual en el México de antes de la conquista, que una princesa fuera ofrecida a los dioses, su corazón aun latiendo se introducía en una olla con amaranto y después, quien encabezaba el rito mordía el corazón en señal de agradecimiento a un dios.

Los españoles rechazaron ese tipo de sacrificios y elaboraban un pan de trigo en forma de corazón bañado en azúcar pintada de rojo, simulando la sangre de la doncella.

RECETA DE PAN DE MUERTO OAXAQUEÑO

Ingredientes:

*250 gramos de harina

*30 gramos de azúcar

*1 pizca de sal

*1 huevo

*7 gramos de levadura

*100 mililitros de agua tibia

*50 gramos de mantequilla

*30 gramos de leche en polvo

*1/2 cucharadita de esencia de almendra

*1 cucharada de semilla de anís

*Semilla de ajonjolí para decorar

Preparación:

*Mezclar la harina y la levadura, reservar.

*Colocar en la batidora la mantequilla, azúcar, sal, huevo y leche en polvo, mezclar muy bien.

*Ir agregando la mezcla de harina con la levadura y al mismo tiempo ir agregando poco a poco el agua.

*Ya que nuestra masa esté con muy buena consistencia, agregamos la esencia de almendras y las semillas de anís.

*Colocar en un traste engrasado con un poco de aceite y cubrir con un trapo de cocina o un plástico y dejar reposar a que doble el volumen.

*Después del tiempo de reposo, formamos los panes y los decoramos.

*Barnizar con huevo y espolvorear las semillas de ajonjolí y hornear a 180ºC de 15-20 minutos.

Fuente: www.kiwilimon.com

Relacionado