Martes, Junio 27, 2017 - 05:20

Chilaquiles: únicos en su especie

Abdiel Velasco Escudero

Ideales para el siguiente día después de una buena fiesta, los chilaquiles son una especialidad suculenta de la cocina mexicana que se acompaña con crema, queso, aguacate, cilantro y rodajas de cebolla. 

Los chilaquiles son, en su forma más básica, una colección de piezas de tortilla, generalmente fritas, bañadas en una suculenta salsa de chiles, la cual puede ser de salsa roja o verde. Pero el verdadero sabor de este platillo está en su gran posibilidad de combinarse con otros ingredientes como carne o pollo, volviéndolo un platillo completo. 

Pero la magia de los chilaquiles está cuando las tortillas fritas, y crujientes, son bañadas con cualquier salsa y éstas van absorbiendo el jugo. Al remojarse, se da el mejor momento para comerlos, ya que se puede degustar de una textura sin igual; cuando ya no están crujientes, pero tampoco totalmente blandos.

Sin embargo, la preparación de este platillo de la cocina mexicana puede variar según las regiones, gustos y preparación. Es muy común encontrarlos a lo largo de la república mexicana preparados a base de salsa roja, verde, adobo; muy o poco picantes y con otros ingredientes que le da un sabor muy distinto y único. 

Origen

La palabra chilaquiles viene de la antigua palabra náhuatl "pimientos y verdes". Este platillo tuvo su origen en la parte central de México, y es una comida común para muchas familias. Seguramente no faltará su presencia en las cartas de la mayoría de restaurantes del país, pero con algunas variaciones. Este legado seguirá por muchos años, ya que es un platillo con un gran legado y tradición que ha existido por años.

Ingredientes

8 tortillas de maíz

6 tomates

1 chile jalapeño

1/2 aguacate

1/2 cebolla

1 diente de ajo

1 rama de cilantro

1 rama de epazote

2 cucharadas de crema ácida

2 cucharadas de queso fresco molido

1 taza de aceite 

1 cucharada de aceite de oliva

Pimienta al gusto

1/2 cucharada de sal

Preparación

Para la salsa verde

Ponga en una cacerola seis tomates, un chile jalapeño, y agua suficiente para cubrir todos los ingredientes. Hierva el agua de la cacerola a fuego alto. Deje los tomates y el chile cociendo en el agua hirviendo por unos cinco minutos, hasta que los tomates se pongan de un color más claro. No cueza por mucho tiempo los tomates porque su cáscara se rompe y su sabor se vuelve amargo.

Ahora transfiera de la cacerola a una licuadora, con una cuchara de cocina, los tomates y el chile que fueron cocidos. También agregue en la cacerola un 1/4 de cebolla, un diente de ajo y pimienta al gusto. Licúe muy bien los ingredientes, al finalizar reserve.

Para los chilaquiles

Caliente en la cacerola a fuego alto una cucharada de aceite de oliva. Agregue en la cacerola la salsa verde que preparó, una rama de epazote y media cucharada de sal. Mezcle los ingredientes de la cacerola y espere a que la salsa hierva. Cuando hierva la salsa reduzca a fuego medio y cuézala por unos cinco minutos, hasta que se espese un poco; mueva ocasionalmente.

Reduzca a fuego bajo, ponga en la cacerola todos los triángulos de tortilla que fueron fritos y mézclelos con la salsa sin romperlos. Cueza los chilaquiles verdes por unos tres minutos hasta que la salsa tenga una consistencia muy espesa; mueva ocasionalmente. Al finalizar reserve.

Presentación

Corte medio aguacate en tiras, la cebolla en rodajas y el cilantro y reserve. Sirva los chilaquiles verdes y agrégueles los siguientes ingredientes: dos cucharadas de crema ácida, cebolla, las tiras de aguacate y acompañe con queso espolvoreado y el cilantro que picó.

+De

Comúnmente, los chilaquiles fueron creados usando ingredientes económicos y siempre disponibles. Su función era dar un alimento con ingredientes a bajos costos y que tenga todas las proteínas de los platos caros. Con pequeñas piezas de carne, queso o huevos pueden acompañarse los chilaquiles. El plato fue creado como una comida para personas con un presupuesto medio y ahora se ha convertido en una clásico familiar.

¿Sabías que?

Los chilaquiles son un importante recordatorio de la historia de la cocina mexicana.

 

Relacionado