Miércoles, Junio 28, 2017 - 16:06

Doloroso homenaje

HUAJUAPAN DE LEÓN, OAX.- Este miércoles, como en muchas partes del mundo, decenas de personas recordaron aquel 27 de abril del 2010, cuando una caravana humanitaria intentó romper el cerco paramilitar en San Juan Copala; sin embargo, en su intento, la mexicana Alberta Cariño Trujillo y el finlandés Jyri Jaakkola fueron acribillados por sujetos armados que no permitieron la entrada a la zona Triqui.

Con el rostro cansado de tanto caminar, la cara llena de dolor por la pérdida y el coraje que lo embargaba, a más de un año de la muerte, y sin dar con los responsables, Omar Esparza Zárate, pareja de Bety Cariño, en compañía de Carmen Cariño Trujillo -hermana de Bety- y sus dos hijos, Omar e Ita, se postraron ante la tumba ubicada en el camposanto de Chila de las Flores, del estado de Puebla, para rendirle homenaje y exigir justicia a las autoridades correspondientes.

EL DOLOR

Omar, quien fuese pareja de Bety Cariño, se postró a los pies de su tumba, junto a sus hijos; sólo bajaba la mirada sollozante hacia los menores, quienes debido a su corta edad, sólo se limitaban a mirar tristemente a su padre.

Quien no pudo ocultar la tristeza, el dolor, además del coraje por la muerte de su hermana, fue Carmen, quien únicamente agradeció la colaboración de cada uno de los participantes en las acciones de homenaje.

El sol, que a las 15:00 horas estaba en su apogeo, fue testigo de aquellas lágrimas que fueron derramadas por todos los familiares, cuando un grupo de desplazadas de la región Triqui entonaron Puño de Tierra, a los pies de la tumba de Bety.

LA DEMANDA

Durante su participación, Verónica Mounier, activista social de origen francés, pugnó para que los asesinatos de Bety Cariño y del extranjero Jyri Jaakkola, no queden impunes en México, pues dijo que las organizaciones merecen justicia, por los atropellos que han sufrido en las últimas décadas. También pidió a la familia Esparza Trujillo, paz y tranquilidad, para permitir que el dolor no se convierta en un factor de su desintegración.

A esta demanda se sumaron Jorge Albino Ortiz y Marcario García Merino, integrantes del Municipio Autónomo de San Juan Copala; Fernando Taboada Urbano y Oscar González, del Centro de Apoyo Trabajando Unidos (Cactus), así como José Luis Oropeza Hernández, integrante de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), y de igual modo, organizaciones que se dieron cita en la Mixteca poblana y oaxaqueña, para lamentar este acontecimiento.

LA PROTESTA

Antecediendo a estas acciones, por lo menos 150 personas de Cactus, el Movimiento Agrario Indígena y Zapatista (MAIZ), la Red Contra las Altas Tarifas, personas desplazadas de San Juan Copala, entre otras más, encabezaron una manifestación, la cual consistió en plantarse a las afueras de la Subprocuraduría Regional de la Mixteca, una marcha caravana hacia el centro de Huajuapan de León y finalmente, un plantón en la Procuraduría General de la República (PGR) con sede en la Mixteca.

Con consignas de "¡Viva Bety!, ¡De Norte a Sur, de Este a Oeste, seguiremos en la lucha, cueste lo que cueste!", entre otras más, los manifestantes, en su mayoría mujeres, exigieron al gobierno mexicano encarcelar a las personas que el pasado 27 de abril del 2010, acribillaron a los dos activistas y también dejaron a varios periodistas heridos por impactos de bala.

Durante su participación, Oscar González, integrante de Cactus, pugnó para que en el país se dé un estado de derecho y no exista más impunidad.

Dijo que ya es justo que la persecución hacia las organizaciones termine, pues actualmente se registra una importante detención de activistas sociales.

 

"No habrá impunidad", afirma el subprocurador

Por su parte, José de Jesús Silva Pineda, titular de la Subprocuraduría Regional de la Mixteca, quien recientemente asumió el cargo de titular de la dependencia en la región, aseguró que revisará cada uno de los legajos de investigación relacionados con los delitos que han sido cometidos en contra de líderes sociales, principalmente en la zona Triqui, donde fallecieron dos activistas sociales.

Manifestó que respecto a los asesinatos de Bety Cariño y Jyri Jaakkola -quienes murieron el 27 de abril de 2010, en la zona Triqui- asume la responsabilidad que corresponde a la Subprocuraduría, tanto en las formas locales y en la investigación de los delitos a través de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI); posteriormente realizarán un análisis con la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE), para definir las líneas de acción.

 

 

IGABE

 

Relacionado