Miércoles, Marzo 29, 2017 - 11:11

Culpan a Juárez de muerte de Cariño y Jaakkola

Oaxaca, Oax.- Demanda municipio autónomo castigar a dirigente de UBISORT

El llamado municipio autónomo de San Juan Copala demandó que el dirigente de la Unión de Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort), Rufino Juárez Hernández, detenido por elementos de la Agencia Estatal de Investigación (AEI), sea juzgado por el crimen de los activistas, la mexicana Alberta Cariñlo Trujillo, y el finlandés Jyri Jaakkola Antero, sucedido el 27 de abril del año pasado, durante una emboscada a una caravana humanitaria a esa comunidad.

En un comunicado, sostuvo que Juárez Hernández, protegido por el PRI, se le debe aplicar todo el peso de la ley porque sembró dolor por décadas en los pueblos triquis.

"Esperamos que de ninguna manera se caiga en las presiones que seguramente quienes lo protegieron por tanto tiempo harán para salvarlo del castigo que merece, no dudamos que ocuparan todo el poder político y económico que han adquirido saqueando al pueblo de Oaxaca para que este delincuente no pague sus crímenes porque seguramente existe la preocupación que va a delatar a sus cómplices y que al fin se conozca toda la verdad de quienes están atrás de tanta sangre derramada", asentó.

E hizo un llamado fraterno a las organizaciones sociales y a los que de manera individual han acompañado su "camino de dolor y muerte mandada por los poderosos", a estar atentos y se pronuncien para que esta vez se haga justicia.

 

CACTUS CLAMA JUSTICIA

El Centro de Apoyo Trabajando Unidos (CACTUS) demandó que se finque responsabilidades al dirigente de la Unión de Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort), Rufino Juárez Hernández por el asesinato de su fundadora, Alberta Cariño Trujillo, y del finlandés Jyri Jaakkola Antero, sucedido en una caravana humanitaria a San Juan Copala.

En un pronunciamiento, el organismo sostuvo que Juárez Hernández, días antes de la salida de la caravana humanitaria, declaró a los medios de comunicación la determinación de no permitir el paso de la caravana.

Detrás de esto, señaló, "estaba la amenaza que se concretó en el ataque el 27 de abril del 2010, donde fueron asesinados Bety Cariño y Jyri Jaakkola".

Expuso que la detención de Juárez Hernández significa un avance en las investigaciones por el esclarecimiento del asesinato ante la exigencia de justicia de organizaciones de México y de varios países.

Además, representa un paso para que se genere el diálogo entre las comunidades de la zona Ttiqui, sobre todo en San Juan Copala, y para que sea posible una paz con justicia y dignidad.

El CACTUS requirió un juicio justo y apegado a la ley, que se respete el debido proceso y que con esto, se impida que en el futuro sea liberado por fallas judiciales.

También, exigió que se avance en la detención de los otros autores materiales e intelectuales de estos crímenes, que violentan el derecho de los pueblos a una vida digna.

 

OCTAVIO VÉLEZ ASCENCIO

Relacionado