Domingo, Junio 25, 2017 - 05:28

La fuerza triqui y su tradición

En México existen comunidades cuyas características, usos, costumbres y forma de vida, los diferencian del resto de la población. Su forma de organización incluye desde formas de autogobierno y hasta hábitos que en algunos casos se contraponen a las leyes generales, mecanismos de autosubsistencia, prácticas exclusivas de carácter religioso o étnico, o bien se distinguen por su ubicación geográfica especial.

La etnia triqui en Oaxaca subsiste como una fuerza de integración comunitaria poco común en el resto del estado. Se ubica en la región Mixteca y sus principales comunidades se encuentran en San Juan Copala y Chicahuaxtla donde mantienen una organización de clanes con autogobierno, por lo que enfrentan una violencia recurrente interétnica por la disputa del territorio que han conservado desde la época prehispánica.

Cada una de las poblaciones con sus barrios y rancherías constituyen un clan que determina los derechos al usufructo de la tierra y la residencia, así como las preferencias y prohibiciones para elegir con quién casarse, de acuerdo con datos de la agencia Quadratín.

La violencia por la disputa territorial ha dejado por lo menos 400 muertos en casi cuatro décadas. Entre los triquis una afrenta se cobra con la muerte de todos los integrantes de la familia, incluidos los animales domésticos, porque en esos pueblos coexisten dos sistemas de propiedad territorial: uno colectivo en el que todos los habitantes son titulares de las tierras por el simple hecho de ser comunales; y el privado, en el que cada jefe de familia puede usufructuar sus parcelas.

La situación de las mujeres triquis se define en una forma de subordinación extrema y por ello, a pesar de su mayoría de edad, las mujeres son monolingües mientras que la mayoría de los hombres hablan el español y el triqui.

La cadena de venganzas se prolonga tiñendo de sangre la zona, color característico del atuendo triqui, una de las etnias más pobres del país, con los índices más altos de analfabetismo, desnutrición y alcoholismo.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos recomendó medidas cautelares para 135 personas de San Juan Copala que fueron desplazadas por disputas.

Su principal festividad es el 24 de junio, en honor de San Juan, su santo patrón.

 

Relacionado