Martes, Marzo 28, 2017 - 04:12

Gresca entre triquis y policías en el zócalo

Oaxaca, Oax.- Indígenas triquis del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui-Independiente (MULT-I), identificados con el municipio autónomo de San Juan Copala, rindieron ayer por la mañana un homenaje de cuerpo presente en el portal del Palacio de Gobierno a tres de sus compañeros asesinados el viernes pasado sobre la carretera federal 182, tramo Juxtlahuaca-Putla de Guerrero, en la desviación a San Pedro Chayuco.

Pero, después de subir los féretros de las víctimas a una camioneta estacionada en la calle Bustamante, a un costado del Palacio de Gobierno, para ser llevados a Agua Fría Copala, su comunidad de origen, donde serán enterrados, agentes de la PE pretendieron impedir su paso porque sería saneado el lugar debido a descomposición de los cuerpos, y así se generó una gresca con los indígenas triquis.

Los policías lanzaron algunos golpes, jaloneos e insultos a los indígenas triquis, principalmente mujeres, pero se replegaron al final de cuentas y dieron el paso.

La portavoz del campamento de desplazados, situado frente al zócalo, Reina Martínez Flores dijo que funcionarios del gobierno estatal advirtieron a sus compañeros de ser desalojados si no retiraban los ataúdes porque podrían provocar una epidemia de salud al no estar embalsamados.

"Nos dijeron que estábamos contaminando, pero ¿qué pasa con los asesinos? Ahora hasta nos agreden", señaló.

Antes, en el acto político, pidió al gobernador Gabino Cué Monteagudo castigar a los asesinos de Álvaro Jacinto Cruz, de 18 años de edad; Francisco Ramírez Merino, de 37, y José Luis Ramírez Hernández, de 39, y detener los hechos de violencia para poder regresar a su comunidad.

"Nosotros queremos la paz, queremos justicia y que nos den condiciones para regresar con nuestras familias y recuperar nuestras tierras. No sabemos cuántos otros hermanos deberán morir para que el gobierno actué y frene esta violencia", señaló.

Atribuyó la autoría de los hechos al Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) y a la Unión de Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort), vinculada al PRI.

"Fueron ellos; los paramilitares que asesinaron a nuestros compañeros, quien más", señaló.

Martínez Flores dijo que el MULT-I no cobrará venganza por la muerte de otros tres de sus compañeros porque rechaza el uso de la violencia.

"Nosotros no atacamos a nuestros propios hermanos", señaló.

A su vez, el secretario de Seguridad Pública, Marco Tulio López Escamilla rechazó que la PE haya pretendido impedir el paso a los militantes del MULT-I.

"Les pedimos que no regresaran al campamento para poder lavar y sanear el espacio, pero esto fue aprovechado por personas que no son de la comunidad y por miembros de una organización, para generar una confrontación", señaló.

Destacó que personal de la Secretaría de Salud se apersonó al lugar y certificó el mal estado de los cuerpos porque ninguno de ellos fue embalsamado.

"Se pretendía limpiar (el lugar) por el riesgo sanitario pues las personas murieron hace más de 48 horas y los cuerpos no estaban preparados", insistió.

No obstante, López Escamilla dijo que la dependencia a su cargo revisará la actuación de la PE y si hubo abuso de autoridad, se castigará a los responsables.

"Ningún policía agredió; solamente se dieron algunos empujones, pero estamos dispuestos a investigar su actuación", insistió.

Mientras tanto, el procurador general de Justicia del estado, Manuel de Jesús López López sostuvo que es indignante utilizar la desgracia humana y poner en riesgo la salud pública para exigir solución a un conflicto social.

"Quienes planearon la protesta fueron irresponsables porque no respetaron el dolor de los familiares de las víctimas y peor aún pusieron en riesgo la salud de sus seguidores y de los ciudadanos que involuntariamente estuvieron cerca de los féretros", indicó.

Expuso que la Procuraduría General de Justicia del Estado realiza las investigaciones pertinentes del asesinato para dar con los responsables de ese crimen y así respondan por sus actos.

"Comprendemos la desesperación del pueblo triqui porque han sido décadas de violencia y muerte, hay una herencia de odio en esta comunidad indígena; han sido muchos años de enfrentamientos y una nula acción de justicia, lo que ha provocado rencores y venganzas que nuestro gobierno busca terminar mediante el diálogo y el acuerdo entre los grupos involucrados, así como el castigo a quienes cometieron delitos amparados en una supuesta lucha social", asentó.

 

 

OCTAVIO VÉLEZ ASCENCIO

Foto: CARLOS ROMAN VELASCO

Relacionado