Martes, Septiembre 26, 2017 - 11:15

AI emite acción urgente para proteger a indígenas zapotecas

Amnistía Internacional (AI) emitió una acción urgente para proteger a indígenas zapotecas de Unión Hidalgo, que fueron agredidos por trabajadores de una compañía que construye un parque eólico en sus tierras.

Además, transmitió al gobernador Gabino Cué Monteagudo su preocupación por la seguridad de la comunidad Zapoteca de Unión Hidalgo, "ya que recientemente sus integrantes han sido amenazados por el personal de seguridad de una compañía que busca construir un parque eólico en sus tierras, dos activistas han recibido amenazas de muerte y considero que sus vidas están en riesgo".

La organización defensora de los derechos humanos pidió que les provea de una adecuada protección a la comunidad y a las y los defensores de derechos humanos que apoyan su protesta, especialmente a quienes han sido objeto de amenazas por el personal de la compañía constructora.

Asimismo, le solicitó que se realice una investigación independiente e imparcial con respecto a los ataques e intimidaciones, y que los responsables sean llevados ante la justicia; así como asegurar que la compañía tome medidas para prevenir las agresiones por parte de su personal.

También le demandó que se aseguren de obtener el consentimiento previo e informado de las comunidades indígenas para construir el parque eólico, sobre una base de información confiable y precisa, sobre los impactos del proyecto.

De acuerdo a AI el 21 de octubre, cerca de 50 trabajadores de una compañía a cargo de la construcción de un parque eólico, invadieron las tierras pertenecientes a la comunidad indígena Zapoteca de Unión Hidalgo.

Los trabajadores destruyeron la cerca que rodeaba sus tierras. De acuerdo con testigos, los trabajadores amenazaron e insultaron a los miembros de la comunidad. Un ex oficial de policía empleado por la compañía para garantizar la seguridad del proyecto amenazó a la activista Lucila Bettina Cruz Velazquez: "si vuelves por acá te vamos a quemar y te vamos a matar". A otra activista, Maribel Gonzáles se le dijo "váyanse que los vamos a matar".

Cuatro hombres a los que se identificó como empleados de seguridad de esta compañía golpearon a Arquímedes Gómez, un maestro local que había estado apoyando a la comunidad. Él fue golpeado en las costillas varias veces y amenazado con un martillo.

 

LUIS IGNACIO VELÁSQUEZ

Relacionado