Miércoles, Junio 28, 2017 - 16:11

Firman Acuerdo para paz y concordia triqui

Oaxaca, Oax.- Tras una prolongada reunión y con la firma del 90 por ciento de las 38 autoridades municipales de la región Triqui, fue suscrito el Acuerdo de Paz y de Concordia para conjuntar esfuerzos, voluntades y estrategias para alcanzar la paz y alentar el desarrollo social de las comunidades indígenas triquis.

Sobre el acuerdo, el gobernador Gabino Cué Monteagudo sostuvo que "la paz se logra en la medida en que todos tengamos que asumir la responsabilidad; el Gobierno está poniendo toda la fuerza del Estado, para realizar obras y acciones que históricamente no se han hecho en la región".

El Salón Gobernadores del Palacio de Gobierno dio cabida a las decenas de autoridades municipales, líderes sociales, funcionarios federales y estatales, y como testigos honor representantes del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Alejandra Carrillo Souvic, y del coordinador de la unidad de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Christopher Guarnotta.

El documento suscrito establece:

"El Gobierno Federal, el Gobierno del Estado y las autoridades municipales se comprometen a garantizar y mantener los espacio de diálogo necesarios para que de manera conjunta se analicen, propongan y acuerden acciones tendientes a impulsar el desarrollo social en las comunidades Triquis y para preservar la tranquilidad.

"Las autoridades de las comunidades Triquis permitirán el acceso a servidores públicos federales y estatales a sus demarcaciones y garantizarán su seguridad e integridad física y moral durante las visitas que realicen para efectuar censos, estudios técnicos de obras, proyectos y acciones relacionadas con obras públicas y programas para mejorar el nivel de vida de los pueblos indígenas".

Igualmente se asienta que los dos niveles de gobierno iniciarán un programa de obras que considerará las solicitudes hechas por los representantes de las comunidades Triquis.

 

FRASE

"La paz se logra en la medida en que absolutamente todos tengamos que asumir la responsabilidad": Gabino Cué, Gobernador

 

DESATENCIÓN DE MALOS GOBIERNOS

Antes de firmar el documento, el mandatario recordó que la zona Triqui registra deudas históricas, olvidos ancestrales, desatenciones de malos gobiernos.

Al paso del tiempo, agregó, eso se convirtió en olvido, marginación y desamparo.

Hoy, subrayó, "este primer paso es un acto de voluntad y tiene que ser visto como un acto de voluntades. No habrá paz si ponemos condiciones, la paz se logra en la medida que todos tengamos que asumir la responsabilidad; el Gobierno de Oaxaca está poniendo toda la fuerza del Estado, para que obras y acciones que históricamente no se han ejecutado en la zona, se puedan hacer ahora en condiciones de paz y con la participación de las autoridades municipales",

Citó a don Benito Juárez, "quien con su frase inmortal del respeto al derecho ajeno es la paz, nos mostró la guía de cómo vamos a resolver los problemas. Mientras entre hermanos no nos respetemos, no habrá progreso".

Mi administración, reiteró el ejecutivo, es respetuosa de los derechos humanos, así como de las recomendaciones dictadas por organismos internacionales, nacionales y estatales de derechos humanos.

"No vamos a cejar hasta el último día de nuestra administración, para generar esas condiciones de paz en todos los municipios y regiones del estado", asentó.

 

TRADUCIR VOLUNTAD EN ACCIONES: JMA

Previamente, el secretario General de Gobierno, Jesús Martínez Alvarez destacó que la firma representa una gran responsabilidad que demanda "de cada uno de nosotros buena fe, sentido de colaboración, sensibilidad y mucho trabajo constructivo en bien del pueblo Triqui, lo que además constituirá un precedente para el bienestar de las comunidades indígenas de todo el país".

Solicitó la aportación de todos "para traducir esta voluntad en acciones, programas y obras para beneficio de las comunidades, lo que requerirá acuerdos, constancia y trabajo. A todo ello estamos dispuestos".

Advirtió: "Debemos estar alertas también a impedir la intromisión de intereses ajenos, a los que no convenga nuestro esfuerzo conjunto. Hay que evitar que se sigan dando abusos por parte de quienes han lucrado con las necesidades del pueblo Triqui y que aspiran a perpetuar los conflictos para seguir obteniendo beneficios".

Martínez Alvarez expresó que es obligación de todos "mantener el camino de la paz libre de obstáculos, de malentendidos y de errores. No podemos, y nadie debe, cometer un acto de irresponsabilidad en este proceso de paz, reconciliación y concordia".

Dijo tener la certeza de que trabajando juntos "y cumpliendo los acuerdos a los que hoy nos comprometemos, lograremos un mejor presente y un mejor futuro para el pueblo Triqui".

 

TODOS NECESITAMOS DE TODOS

En tanto el secretario de Asuntos Indígenas, Adelfo Regino Montes, en su mensaje manifestó que llegó "el momento de empezar a construir la paz en San Juan Copala. Debemos estar conscientes que el respeto al otro y al diálogo intercultural, son actitudes humanas que contribuyen a la paz y constituyen nuestro bien mayor".

En esta noble tarea -abundó--, "todos necesitamos de todos, y la complementariedad de ideas y acciones es esencial, ya que es la semilla que da buenas cosechas. Por eso en este importante proceso de paz es necesario escuchar todas las voces y pensamientos, y a partir de esta diversidad, construir la unidad de ideas que nos encaminen a las soluciones sustantivas y duraderas".

Pese a la firma de la mayoría de los agentes municipales y el condicionamiento del agente municipal de San Juan Copala, Julio Martínez, así como de los beneficiarios de la medida cautelar dictada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (MC197/2010), el gobernador estableció y presidió una mesa de trabajo que avanzada la noche continuaba en el Palacio de Gobierno.

 

LA FRASE

"La paz se logra en la medida en que todos tengamos que asumir la responsabilidad, el Gobierno está poniendo toda la fuerza del Estado, para realizar obras y acciones que históricamente no se han hecho".

 

COMUNICADO DE ÚLTIMA HORA

Exhorta Gobierno a construir "retorno seguro y duradero"

El Gobierno del Estado hace un llamado respetuoso a las autoridades de San Juan Copala y a las mujeres desplazadas de dicha comunidad para que en estas horas críticas del proceso de pacificación, se encuentren acuerdos sustentables que permitan el retorno en condiciones seguras y duraderas de quienes cuentan con medidas cautelares dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Avala asimismo, la posición del Ombudsman oaxaqueño, Heriberto Antonio García, en el sentido de darse una semana para acercar las posiciones encontradas en torno a la fecha del retorno de los desplazados.

Según la postura expresada este miércoles por la autoridad municipal, dicho retorno debía programarse para el mes de marzo próximo, después de las fiestas titulares de la localidad. Sin embargo, el titular de la Comisión para la Defensa de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca propuso a las mismas autoridades permitir que el regreso se realice en fecha más cercana.

Esta postura derivada de la reunión complementaria al Acuerdo de Paz y Concordia en la Zona Truiqui firmado este miércoles en la capital oaxaqueña, fue avalada por la totalidad de las autoridades de las distintas agencias municipales y de policía de la región triqui asistentes a este encuentro histórico para la pacificación de esta zona.

Las autoridades comunitarias de la región triqui otorgaron en el acto un voto de confianza al Gobernador Gabino Cué Monteagudo para conducir el proceso de pacificación y distensión en la zona triqui.

Cabe señalar que ante la insistencia de las personas desplazadas de regresar a su comunidad de origen este jueves 26, el Gobierno del Estado demandó a los responsables de este grupo cordura y generosidad de su parte, a fin de que permitan que las autoridades y la asamblea de San Juan Copala atiendan el exhorto de la Defensoría del Pueblo de Oaxaca y acuerden una nueva fecha para l retorno en condiciones de certeza y seguridad para todos.

Para el cumplimiento de esta propuesta, el Ombudsman oaxaqueño se ofreció a estar presente en la asamblea comunitaria a realizarse en San Juan Copala el próximo domingo 29 de enero, reunión a la que asistirán también funcionarios del Gobierno del Estado.

 

CRÓNICA

Las reporteras negociadoras

La figura de Juárez lo observó todo. También las estampas de los 55 gobernadores que ha registrado Oaxaca. Varios de ellos abonaron a la marginación y odio entre el pueblo Triqui.

Aquí estaban los Triquis, hombres y mujeres, eternos expatriados, en un intento por frenar la violencia y venganza.

Día de la Conversión de San Pablo, según la fe cristiana. 25 de enero. Justo una hora después del medio día en el Salón de Gobernadores del Palacio de Gobierno ya reunía a los hombres color de la tierra. De ese sol que curte los rostros. De esa tierra regada con sangre por las confrontaciones y que germina en odio entre hermanos.

Llegaron sin banderas, sin siglas. Silenciosos después de una larga travesía. Más atrás, brechas y veredas con el fantasma del miedo. Los agentes municipales con bastones de mando en mano. Hoy nadie quiso hacer un recuento de los muertos aportados porque se abriría la herida.

Aquí estaban los seguidores del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT); de la Unidad de Bienestar Social de la Región Triqui (UBISORT) y del Movimiento de Unificación de Lucha Triqui Independiente (MULTI).

Adelfo Regino Montes, secretario de Asuntos Indígenas, recordó la cosmovisión Triqui que ordenó a una mujer poblar Chicahuaxtla, a otro hermano poblar Itunyoso y a otro hermano fundar Copala.

Fue la convocatoria para la firma del Acuerdo de Paz y Concordia para la Región Triqui encabezada por el gobernador Gabino Cué.

Reunión donde los reporteros jugaron al "Juan Pirulero". Primero: "No hay acceso a la prensa" -La orden a los elementos de seguridad. Después que siempre sí. La contraorden: "Que salgan todos". El gobernante puso orden: "Que los reporteros sean testigos...que ingresen"

En tanto la Comisionada para la Atención a los Derechos Humanos de la Gubernatura, Eréndira Cruzvillegas Fuentes, expresaba la necesidad de salvaguardar la vida y la integridad de la persona. "Por eso necesitamos tejer un gran tejido de muchos colores donde todos vivan en paz..."

El momento de firmar. Entonces solicitó la palabra el agente municipal de San Juan Copala, Juan Martínez Ramírez. El mandatario accedió, pero el agente pidió escuchar la voz de su representante, Ixtli Martínez -una joven reportera--. La mujer condicionó el retorno de los desplazados de San Juan Copala.

"Hasta el 20 de marzo del año en curso, en forma gradual, una familia cada 15 días siempre y cuando se comprometan a respetar os Usos y Costumbres; carta compromiso de respetar a la autoridad municipal; evaluar cada mes los trabajos de obras y proyectos; combatir el alcoholismo; vigilancia policiaca...Queremos la paz y no queremos que se quede en la foto del recuerdo de un acuerdo fugaz...-expuso.

La reacción vino de inmediato por los beneficiarios de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que otorga medidas cautelares a 135 personas de San Juan Copala: Marcos Albino Ortiz y Reyna Martínez Flores, se inquietaron. Consultaron a su asesora -también joven reportera--, Verónica Villalvazo.

El gobernador tomó el micrófono. Con mucha seriedad: "La paz no puede condicionarse... Mientras entre hermanos no nos respetemos, no habrá progreso. Este primer paso, es un acto de voluntad, y de voluntad de todas las partes. No va a ver paz si ponemos condiciones, la paz se logra en la medida en que todos asumimos nuestras responsabilidades...

"Nadie tiene derecho a desplazar a nadie... Si no nos ponemos de acuerdo y no actuamos con responsabilidad no vamos alcanzar esa paz que nos trae. Este es un gobierno de leyes y orden, quienes quieran firmar que lo hagan. Yo lo voy a firmar. Y si no hay acuerdos, aquí hay responsables..." -asentó Cué Monteagudo.

Propuso seguir con una mesa de trabajo por el tiempo necesario, "tengo toda la tarde", dijo.

El secretario general, Jesús Martínez Alvarez precisó que de 38 autoridades municipales el 90 por ciento firmaron el pacto con anticipación.

Reyna Martínez y Marcos Albino se levantaron de la mesa, abandonaron el salón. Jaloneos. Declaraban a los reporteros que no aceptaban dialogar con quienes los han agredido y menos bajo condicionantes. Los representantes de los desplazados habían invitado a dos medios de comunicación de la ciudad de México para acompañarlos en su retorno a Copala.

Minutos para consulta. Reyna y Marcos aceptaron ingresar de nueva cuenta a la reunión. 16: 00 horas. Un receso. Enseguida la reunión privada entre el agente municipal de San Juan Copala y los representantes de los desplazados. Por primera vez frente a frente.

Se escucharon. Se desahogaron. Al final el agente municipal de Copala, Juan Martínez Ramírez flexibilizó su posición, ofreció consultar en asamblea general y en una semana dar una respuesta para un pronto retorno escalonado.

El titular de la Defensoría de los Derechos Humanos de Oaxaca, Heriberto Antonio García se propuso para acudir a esa asamblea general el próximo domingo. Igualmente la Comisionada de DH, Eréndira Cruzvillegas. Se unió Adelfo Regino.

Reinició la reunión plenaria con un nuevo exhorto del gobernador a contribuir todos a la paz de la región Triqui. Reyna y Marcos inflexibles en su reducto. Vino entonces la votación para ratificar el voto de confianza al gobernador Gabino Cué. Afuera, bajo el corredor del Palacio casi un centenar de mujeres enfundadas en sus huipiles rojos. 21:30 horas. Un respiro en todos. Los primeros adobes del diálogo. El inicio de los cimientos. Faltan constructores. Juárez estuvo como testigo.

 

 

  • ACUERDO DE MEDIANOCHE

 

Rompen desplazados de Copala diálogo con gobierno

RETORNAN A SU COMUNIDAD POR DECISIÓN PROPIA, PERO RESPONSABILIZAN AL ESTADO DE SU INTEGRIDAD FÍSICA

Tras cerca de 10 horas de reuniones interrumpidas, los desplazados de San Juan Copala rompieron el diálogo con el gobierno estatal; se negaron a firmar el acuerdo de paz planteado por el Poder Ejecutivo y responsabilizaron al Estado de su integridad física, durante el retorno a su comunidad.

A pesar de la reiterada afirmación de la autoridad estatal de que no hay condiciones para el regreso, las aproximadamente 150 familias habrían partido la madrugada de este jueves a la Mixteca oaxaqueña, con una primera escala en Yosoyushi, para luego ingresar a la agencia de Copala.

Cerca de la media noche de ayer, los desplazados, en su mayoría mujeres, encabezados por su representante, Marcos Albino Ortiz, y la vocera del movimiento, Reina Martínez, acordaron regresar, no obstante los riesgos, a su lugar de origen.

Durante un mitin efectuado frente al Palacio de Gobierno, acompañados por miembros de diversos colectivos, entre ellos de San Salvador Atenco, Estado de México, y de "La otra campaña", explicaron el desarrollo de la reunión y acusaron al Estado de negarles protección para el traslado, que ya tenían preparado a bordo de seis autobuses.

"Dijeron que debemos acatar lo que dice la mayoría, que nuestra voz no valía", expusieron. Varias de las mujeres tomaron la palabra durante el mitin nocturno y asintieron en regresar a la agencia de Copala.

Previamente, las mujeres de Copala y sus representantes acudieron al medio día a una primera reunión antes de la firma del convenio; después se sentaron a la mesa de trabajo con autoridades de la zona y el mandatario Gabino Cué, donde se negaron a signar el acuerdo de paz.

Ahí reprobaron el condicionamiento de la autoridad de San Juan Copala, en voz de su vocera, Ixtli Martínez, de comenzar hasta marzo y una familia cada 15 días. Criticaron también que el gobierno estatal se haya sujetado a las indicaciones del MULT y acusaron amenazas de uno de sus dirigentes, Rufino Merino Zaragoza.

Después de cuatro horas de trabajo, los participantes en la mesa de trabajo fueron citados nuevamente a la mesa a las 18:00 horas; Casi dos horas después, los desplazados de Copala fueron llamados por unos minutos en privado, acompañadas por la vocera del DIF estatal, Verónica Villalvazo.

Hasta las 20:00 horas reinició la reunión, que concluyó dos horas después a petición del mandatario oaxaqueño.

"Nosotros ya le ratificamos a la CIDH, a la CNDH, a la Defensoría de los Derechos del Pueblo de Oaxaca, que volvemos; no vamos con afán violento. El gobierno tiene la responsabilidad de brindar seguridad y si no lo hacen, responsabilizamos al Estado de lo que nos pueda suceder", atajó Albino Ortiz en el mitin.

 

Desalojo y saqueo en campamento triqui

Violenta irrupción policíaca en asentamiento de evangélicos desplazados

 HUAJUAPAN DE LEÓN, OAXACA.- Fuentes cercanas del Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblo Indígenas (CEDAPHI), denunciaron que elementos de seguridad desalojaron y saquearon hogares de más de 66 personas, incluyendo niños, mujeres y ancianos asentados en la zona triquí de Valle de Río, San Pedro, San Juan Copala, Putla.

Alrededor de las 6 de la mañana 200 elementos de seguridad armados, a bordo de 20 patrullas, irrumpieron en el campamento integrado por habitantes desplazados de comunidades por razones religiosas.

La operación fue llevada a cabo por policías del estado, quienes rodearon a las más de sesenta familias aposentadas en el lugar.

Emilio Martínez, vocero del grupo de desplazados explicó que las sesenta familias fueron expulsadas hace tiempo de sus distintas comunidades por pertenecer a otra religión y porque en sus comunidades se les impedía celebrar actos religiosos distintos al culto católico.

Los uniformados desalojaron de sus tierras a los campesinos que se encuentra en la comunidad retirándolos violentamente de sus casas construidas de madera, lámina y carrizo; los policías revisaron cada una de las construcciones que se encontraban en la zona.

Los uniformados, al introducirse a las casas, se llevaron pertenencias y dinero y realizaron la detención de tres personas de la comunidad de nombre Cornelio Ramírez Martínez, de 28 años de edad; Manuel Francisco Ramírez, 70 años de edad y Jaime Ramírez de 16 años.

Los uniformados saquearon los domicilios y se retiraron tras llevarse custodiados a los tres hombres

Amada López, madre de cuatro hijos, censuró el ataque y dijo "no hemos cometido ningún delito, somos de otra religión, somos evangélicos y por ello nos cerraron las puertas en nuestros pueblos hace tres años y siete meses; el culto y nuestras reuniones ocasionaron que fuéramos desplazados, vivimos en casitas de carrizos, lámina y tablas, y lo único que pedimos que el gobierno nos escuche e intervenga para que nos dejen vivir", concluyó.

El grupo de la comunidad triqui no pertenece a organización política alguna de la región dominada por el MULT, MULTI, Ubisort; los pobladores que se encuentran aquí son personas que han sido desplazadas de su lugar de origen por la violencia generada en su contra.

El desalojo se debe a que presuntamente los pobladores se encontraban en una propiedad privada, los presuntos dueños reportaron a las autoridades y exigieron que fueran retirados.

 

 

 RACIEL MARTÍNEZ/ISMAEL GARCÍA M./Foto: MARIO JIMÉNEZ LEYVA/REDACCIÓN -Igabe-Simitrio Robles- corresponsal

 

Relacionado